TARDE

No hay comentarios
Abrí la ventana de mi habitación una tarde,
una tarde de sollozos y crueles lamentos, una tarde, una tarde insignificante y cruel, luego noche, una tarde que se torno infame e hilarante.
La oscuridad acabó con la tarde y de nuevo sollozos y lamentos, en la noche luego de una tarde cruel y despiadada, la noche una noche que se torno estúpida e hilarante.
Vi el gris color del cielo una tarde una tarde de sollozos y lamentos, una sencilla tarde que sin dudarlo dos veces se mantuvo cruel en mi vista una tarde bastarda, sin temores, insignificante.
Una tarde te pensé como nunca, y llegó la noche y al dormir, desperté en el infinito de una tarde gris una tarde en la que eras la actriz principal la actriz en una tarde cruel e hilarante...
Juan Ruiz

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Google+ Followers